Marcos G. Calles | El Progreso, 18 de junio de 2017

La celebración del Domingo de Corpus Christi en Lugo

Junio 18, 2017 · 8:04 0

El Corpus Christi, fiesta de la Eucaristía,  alcanza en Lugo una mayor dimensión por la tradición secular de devoción eucarística de esta comunidad de fieles y por el privilegio de la exposición permanente del  Santísimo Sacramento.

El pueblo de Lugo, desde los tiempos del obispo mártir San Capito (siglo I d.C.), siempre ha destacado por su Fe y su defensa del sacramento de la Eucaristía, posicionándose contra la herejía priscilianista (que negaba la real presencia de Cristo en las especies consagradas) tanto en época de Santo Toribio (siglo V) como del rey suevo Teodomiro (siglo VI), fecha que numerosos documentos sitúan como inicio del privilegio de la exposición permanente del Santísimo Sacramento.

La fiesta del “Cuerpo de Cristo” fue instituida en 1264 por el Papa Urbano IV con la bula Transiturus de Hoc Mundo destacando Santo Tomás de Aquino en la elaboración del Oficio de la celebración; un santo representado magistralmente por el pincel de José Terán en la cúpula de la capilla mayor (siglo XVIII) y por el cincel de Francisco de Moure (siglo XVII) en el coro alto de la S.I.C.B. de Lugo.

La tradicional Eucaristía se celebra hoy a las once en el marco inigualable de la Plaza de Santa María, lugar que, gracias a la mano de maestros como Fernando de Casas y Novoa (capilla de la Virgen de los Ojos Grandes) o Gaspar de Arce (torre de la campanas) y al corazón de obispos como Cayetano Gil Taboada (palacio episcopal) o Pedro de Ribera (nártex entrada norte), es considerado como de los más bellos de Galicia. La Eucaristía será presidida por Mons. Alfonso Carrasco Rouco, un prelado de cuya erudición es testigo su obra en numerosas publicaciones, como  Scripta Teológica o Compostellanum,  y cuya implicación en este privilegio lucense que supone la constante exposición del Santísimo Sacramento, y en la Eucaristía, se ve reflejado en el Cáliz y la Sagrada Forma en su escudo episcopal.

La procesión del Corpus Christi tiene una profunda tradición  desde que en 1447 el Papa Nicolás V llevase por Roma la Hostia Santa. El itinerario en Lugo ha ido menguando con el tiempo, siendo, a comienzos del siglo XVIII, su inicio en la puerta norte de la catedral y terminado, tras pasar por las calles San Pedro o San Marcos, en la fachada del Buen Jesús; ya en 1761, en tiempos del obispo Francisco Izquierdo y Tavira, que tantas obras promovió para el beneficio de la ciudad, transitaba por el delante de  los conventos de Santo Domingo y San Francisco, terminando de nuevo en la fachada del Buen Jesús tras pasar por la fuente de la Pinguela.

Periódicos de la provincia de Lugo a comienzos del siglo XX, como Las Dos Regiones, muestran la magnificencia con que los vecinos preparaban la fiesta: “Hermoso, por más de un concepto, fue el golpe de vista que presentaba la ciudad con la profusión de colgaduras y banderas nacionales en todas las casas particulares y edificios públicos, ofreciendo religioso aspecto el repique de campanas y los acordes melodiosos de las nutridas banda municipal y militar” (junio 1908). La música en la fiesta sigue presente, siendo hoy ejecutada por el Orfeón Lucense, la Banda Filarmónica de Lugo y la Coral Polifónica del Hospital General-Calde de Lugo.

Se da un nuevo paso en la secular tradición del Corpus Christi en Lugo, una de las fiestas que mejor refleja la Fe de la nutrida comunidad cristiana de esta ciudad y donde la tradicional lluvia de pétalos y música exterioriza lo que muchos lucenses llevan en su propio corazón.

Marcos G. Calles

Historiador del arte

Foto: Cathopic.com

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]