FALANDO BAIXIÑO 137 | 26 DE ABRIL DE 2017

¡El tiempo corre que vuela!

abril 25, 2017 · 16:48 0

“El hombre es grandeza y miseria. Es grandeza porque lleva en sí la imagen de Dios y es objeto de su amor; y es miseria porque puede hacer mal uso de su libertad, su gran privilegio, acabando por volverse contra su Creador”. (Benedicto XVI. Homilía 17 Junio 2007)

¡El tiempo corre que vuela!

Cada vez que me pongo a preparar estas líneas que os envío los martes a la tarde o miércoles por la mañana me doy cuenta de lo pronto que pasa el tiempo. Una semana no es nada y ¡el tiempo corre que vuela!

Miro el calendario litúrgico para ver las lecturas de la misa y ya estamos casi en el tercer domingo de Pascua.

Los dos de Emaús

Dos que también tenían prisa eran los conocidos como “los discípulos de Emaús”. Nos dice el Evangelio que “Aquel mismo día (el primero de la semana)” (Lc 24,13), ya se fueron de camino a la aldea de Emaús porque pensaron que “todo” había terminado. Supongo que tenían prisa por empezar una vida ya sin el Maestro y no había tiempo que perder. Aunque les habían llegado noticias de que había resucitado, no dieron mucho crédito a los informadores y las dudas eran mayores que las certezas. Para ellos la aventura de Jesús había terminado y estaban decididos a volver a su vida anterior, pero la historia dio un giro inesperado…

Un encuentro con Jesús resucitado

La historia de los dos discípulos de Emaús puede ser la de cada uno de nosotros. Muchas veces solo conocemos las cosas por oídas y así juzgamos. Y así nos va muchas veces. La vida de estos dos personajes, al igual que la todos los demás seguidores de Jesús, no cambió hasta que se encontraron con él, pero resucitado. No sirve que me cuenten la historia o que la conozca solo por rumores que me puedan llegar, incluso de personas serias, sin un encuentro auténtico, real y sincero con Jesucristo resucitado la vivencia de la fe en la Iglesia será solo una carga muy pesada e inútil.

Ciertamente para encontrarse con Jesucristo es necesario conocerlo: “les explicó todo lo que se refería a él en todas las Escrituras”. Y una vez que lo conocemos, podremos sentarnos a su mesa y compartir el pan sin otra pretensión que dejarnos querer y salvar por él.

“De esta agua no beberé” versus “bautizo de adultos”

No podemos descartar nada en nuestra vida. Tampoco en lo que se refiere a Dios. Los dos de Emaús ya iban de retirada y, cuando menos lo esperaban, se encontraron con Jesús de una manera absolutamente nueva.

Cada año son miles las personas que se bautizan de mayores, “a veces tras años de distanciamiento, y otras desde tradiciones completamente ajenas, deciden pedir el bautismo para entrar en la Iglesia.

Es un fenómeno que los sociólogos registran desde hace años en países como los Estados Unidos o Francia. En nuestro país vecino, según los datos que ofrece la  Conferencia Episcopal de Francia, 4503 adultos han sido bautizados este año en la noche de Pascua, lo que supone un 5,6% más respecto al 2016, y un 55% más que hace diez años. Solo en la región de París, los bautizados han sido 1.500. En Marsella han sido recibidos en la Iglesia 356, y en Lyon 340. Un 73% de ellos eran menores de 40 años, pero también hay personas que deciden dar este paso en el otoño de su vida. Muchos proceden de ambientes sociológicamente cristianos, pero el 19% proceden de entornos sin religión, y hay un dato significativo: el 5,4% son de origen musulmán. Existe también un vínculo con el matrimonio, ya que más de la mitad de estos adultos se preparan al tiempo para recibir el bautismo y para casarse en la Iglesia.

En los Estados Unidos las cifras son aún más llamativas. En el último decenio más de un millón de adultos han sido recibidos en la Iglesia tras el necesario proceso de catecumenado. El fenómeno también empieza a ser habitual en España, sobre todo en las grandes ciudades, aunque no tiene las dimensiones de los países mencionados.

La cuestión no es sólo numérica sino que revela una búsqueda de Dios que no se apaga en sociedades que a veces se califican como post-cristianas. Tengamos en cuenta que estas personas deben afrontar un serio camino personal de conversión y preparación para entrar en la Iglesia, a veces sin contar con la comprensión de su entorno. Está claro que este fenómeno plantea nuevos desafíos y que marcará en los próximos años la pastoral de la Iglesia en occidente”. (El Espejo de la Iglesia, COPE)

Malas noticias. Os pido oraciones

El martes pasado, cuando estaba ultimando el “Falando Baixiño”, me llegaba la noticia de la muerte, por accidente laboral, del hermano de Alicia, que forma parte de esta parroquia virtual y que, además, también es compañera de trabajo mía en las oficinas del obispado. Rezad por el eterno descanso de su hermano, por Alicia y por toda su familia, para que Dios los conforte en esta situación tan dolorosa. Como os digo otras veces, muchos de lo que recibís esta hoja parroquial no os conocéis, pero eso no impide rezar los unos por los otros, porque en  Jesucristo todos estamos unidos, y bien unidos.

Peregrinación Parroquial

Y una prueba más de que ¡el tiempo corre que vuela! es que el próximo lunes iniciamos la peregrinación parroquial por el centro de España. ¡Qué pronto pasa un año! Parece que fue ayer cuando estábamos regresando de Sevilla, a donde fuimos el año pasado.

Algunos de los que van a este viaje también son miembros de la familia de “Falando Baixiño”. En esa semana tendremos ocasión de reencontrarnos con los que no vemos tan a menudo, pero sobre todo de convivir y de intentar encontrarnos con Dios de otra forma. Sin olvidarnos de descansar y de conocer un poco mejor España, que también es importante.

A los que no vais os pedimos que recéis por los que andaremos más de lo normal por la carretera del 1 al 5 de mayo. También para que volvamos en paz.

El próximo miércoles a lo mejor tengo dificultad para escribiros. Si es así os enviaré alguna foto con algún comentario de cómo nos va y lo qué estamos haciendo. También para daros una poca de envidia…

Texto-Reflexión

El texto es os ofrezco hoy es la primera parte de una serie de dos que escribió José Manuel Carballo para El Progreso. Se titula “Anticlericalismos de onte e de hoxe (I)”. Ya veis que parece muy interesante. Seguro que después de leerlo nos quedaremos con las ganas de que la segunda parte llegue cuanto antes.

[Anticlericalismos de onte e de hoxe (I)]

Magnificat

Con el nombre de “Magnificat” designamos el conocido cántico de María cuando visitó a su prima Isabel. Pero hoy traigo aquí esta palabra por otro motivo.

“Magnificat” también es el título de una publicación mensual que contiene los textos de la misa diaria, meditaciones de grandes autores espirutuales de todos los tiempos y la oración de la mañana y de la tarde inspiradas en la Liturgia de la Horas. Cada mes encontrarás también biografías de santos, artículos sobre temas litúrgicos, bíblicos y espirituales de destacados escritores contemporáneos, la oración de la noche, himnos para orar y la explicación de una destacada obra del arte cristiano.

Es un muy buen material para el cuidado de nuestra vida espiritual y de oración y parta aprovechar mucho mejor la Eucaristía. Os lo recomiendo, merece la pena.

Además, tiene un precio bastante asequible: 39,90€ al año. En el siguiente enlace podéis encontrar más información y solicitar un ejemplar gratuito para verlo mejor.

[https://es.magnificat.net/]

Para ir terminando

A pesar de que el tiempo pasa rápido aún tenemos muchos días de Pascua por delante. Os invito a aprovecharlos y a llenarnos de optimismo ya que Cristo ha resucitado, la muerte ha sido vencida. Hasta el cosmos se congratula con este acontecimiento acompañándonos con días grandes y soleados para que la alegría de la fe aún sea mayor.

A la vuelta nos pondremos con las confirmaciones y las primeras comuniones. Buena semana a todos.

Miguel.

Foto: Cathopic.com

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]