Falando Baixiño 130 | 1 de marzo de 2017

Hoy es Miércoles de Ceniza

febrero 28, 2017 · 22:55 0

“Convertirse a Cristo, creer en el Evangelio, significa salir de la ilusión de la autosuficiencia para descubrir y aceptar la propia indigencia, indigencia de los demás y de Dios, exigencia de su perdón y de su amistad. Se entiende, entonces, como la fe no es un hecho natural, cómodo, obvio: hace falta humildad para aceptar tener necesidad de Otro que me libere de lo “mío”, para darme gratuitamente lo “suyo”. Esto sucede especialmente en los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía”. [Benedicto XVI. Mensaje para la Cuaresma 2010]

[Hoy es Miércoles de Ceniza]

Hoy es Miércoles de Ceniza y comienza la Cuaresma. Casi no hace falta de decir mucho más. Es un tiempo quizás ya muy incomprendido por mucha gente, pero,  aún así, no deja de ser una gran oportunidad para los cristianos. Es el tiempo de la penitencia que nos puede ayudar para convertirnos a Jesucristo y encontrarnos con él ,una vez resucitado.

La Cuaresma es, ante todo, una oportunidad para encontrarnos con nosotros mismos, con Dios y con los demás. Ya sé que todos estamos afectados por el estrés de cada día, por eso, hoy más que nunca, necesitamos este tiempo de gracia, de “silencio” y de oración.

Una ayuda para hacer un programa para la Cuaresma la podemos encontrar en los mensajes de los Papas para este tiempo. Hoy os dejo el de este año, pero internet se pueden encontrar todos. Son mensajes breves, sencillos, claros y fáciles de entender.

[Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2017]

Falando Baixiño

Os comento un poco como va el blog. Estoy muy contento con la experiencia y la página cumple bastante bien con lo que yo quería. Me sorprende cada vez más el tipo de contenidos que más os gustan o, al menos, los que más visitan reciben. Todo aquello que habla de la vida de los curas tiene muy buena acogida. Curioso… También los testimonios que enviáis son muy leídos. En el siguiente cuadro podéis ver las 15 entradas que más visitas recibieron.

Y por hoy no tengo mucho más que contar ni muchas ganas de escribir. Desde luego que no es una buena actitud para comenzar la Cuaresma. Quizás lo que más necesito es algo de normalidad en mi vida, pero que sea lo que Dios quiera. Feliz Cuaresma.

Miguel.

[Rincón multimedia]

Jornadas de Teología de Lugo

La semana pasada tuvieron lugar las Jornadas de Teología de Lugo. Este año fueron dedicadas al Islam, un tema, sin duda, muy actual. En las siguientes líneas os pongo los enlaces de los audios de las conferencias con una breve reseña.

1.-El Islam como desafío hoy. El jesuita egipcio Samir Khalil expuso en las Jornadas Abiertas de Teología de Lugo las diferencias entre Cristianismo e Islam, la cuestión del fundamentalismo y la actitud que debemos tener en Occidente con los inmigrantes y refugiados musulmanes.

[https://www.ivoox.com/17161269]

2.-La armonía de las Tres Culturas, una invención europea. El historiador y lingüista Serafín Fanjul va enumerando escritores extranjeros que visitaron España e intentaban asimilar la población española a la árabe.

[https://www.ivoox.com/17126926]

3.-Algunas dificultades del diálogo interreligioso. El arzobispo de Granada clausuró el 22 de febrero de 2017 las Jornadas Abiertas de Teología hablando de la dificultad que el nihilismo occidental pone al diálogo interreligioso.

[https://www.ivoox.com/17179890]

O nobel, a Paz e o Papa

Este es el título del artículo que Antón Negro publicó en El Progreso 26 de febrero. Como siempre es muy interesante e ilustrativo. Ya sabéis, desmontando “leyendas urbanas”….

[http://falandobaixino.es/2017/02/26/o-nobel-a-paz-e-o-papa/]

[Formación online]

La celebración de  la Santa Misa: Lugares, ornamentos y colores litúrgicos

1.-Lugares

Altar. Este simboliza a Cristo, sacerdote, víctima y altar del sacrificio incruento que vamos a presenciar. Por eso ha de ser único como único es el Señor.

Equivale a una mesa, la mesa donde vamos a celebrar este misterioso banquete. Está situado en el centro del presbiterio, es fijo, y por lo que representa ha de ser venerado al máximo, tanto dentro como fuera de la celebración. Por ello, el sacerdote lo besa al comenzar y al terminar la Misa. En algunas celebraciones especiales se suele incensar.

Hasta el momento de la celebración, debe permanecer libre de cualquier elemento.

A la hora de la Misa se colocarán encima de él las velas y el misal. En el momento del ofertorio se pondrán los vasos sagrados con el pan y el vino para la Eucaristía, bien visibles y sin taparlos.

Que hasta ese momento permanecerán en la credencia. Se le llama así a una mesa auxiliar situada en un lugar discreto del presbiterio.

¡Lástima que a veces se le utilice como revuelta mesa de trabajo!.

El ambón. Si el altar era la “mesa de la Eucaristía”, este es la “mesa de la Palabra”. Es cierto que para proclamarla puede bastar con un simple atril. Pero la dignidad de la Palabra exige mucho más. Hacia él debemos dirigir la mirada cuando se nos proclame ó se nos explique la palabra De Dios.

A veces se puede creer que se es más devoto si se fija nuestra mirada en el sagrario, pero éste, durante la celebración, está como velado. Porque la importancia radica en el altar y en el ambón.

Tendremos en cuenta que no debemos utilizarlo como si fuese un “mueble”, no lo es, es un “lugar”.

Por lo tanto sobre él solo deben colocarse el Leccionario o el Evangeliario. Irá contra su dignidad el convertirlo en armario donde guardar hojas, libretas, estampas y donde colgar rosarios.

La sede. Tiene un profundo simbolismo, desde ella es Cristo mismo quien preside la asamblea, en la persona del sacerdote que lo representa.

Debe destacar en dignidad del resto de los asientos, se colocará en el presbiterio cerca del altar, nunca delante para que el símbolo de uno, no oculte el del otro. La sede es única, no triple como a veces se presenta. Única porque uno es el Señor a quien representa el sacerdote que preside.

En ella debe comenzar siempre la celebración eucarística que se celebre con el pueblo, sin diferenciar entre los días de semana, domingos y solemnidades, misas rezadas o solemnes. Desde ella escucha el sacerdote que preside, las lecturas de la Palabra, puede también predicar la homilía, recitar el credo y dirigir la oración universal.

2.-Ornamentos

Como el sacerdote dentro de la celebración eucarística, representa a Cristo, su modo de vestir nos lo debe recordar. He aquí el porqué de que se vista de un modo especial.

Comienza vistiendo: Orden y significado:

El alba. Es una túnica blanca que le cubre por completo y que simboliza la vestidura bautismal.

La estola. Es una franja alargada que le cuelga por igual sobre los hombros, excepto en el diácono que va cruzada del hombro izquierdo por delante y por detrás hacia el lado derecho de la cintura, en ambos casos se sujeta con el cíngulo.

Es la insignia por excelencia de la dignidad sacerdotal, símbolo del pastor que lleva a sus ovejas sobre sus hombros y guía que conduce a las almas a la vida eterna.

Debe ser del mismo color litúrgico que la casulla.

El cíngulo. Es un cordón, o cinta con una borla en cada extremo, con que el celebrante se ciñe el alba y la estola. Simboliza la castidad, el sacrificio y la generosidad del sacerdote al servicio de la comunidad cristiana.

La casulla. Se llama así a la vestidura del sacerdote que tiene forma de capa redondeada con abertura central para pasar la cabeza, que lo cubre por delante y por detrás. Es lo último que viste. Simboliza la caridad que lo cubre todo y que ha de ser la señal de identidad del sacerdote. Debe ser del color que corresponda según el tiempo litúrgico.

En cualquier celebración, el sacerdote que presida debe vestir casulla. Los concelebrantes también deben utilizarla, pudiendo omitirla tan solo cuando no hubiera suficientes.

La belleza y expresividad de los símbolos litúrgicos nos ayudan a introducirnos en el misterio de Dios, por este motivo se debe prestar especial atención al cuidado de la liturgia.

3.-Colores litúrgicos

Blanco. Es el color de la luz, la vida y del gozo pascual. Expresa alegría y pureza. Se utiliza en tiempo de Navidad, Pascua, fiestas del Señor y de los santos no mártires.

Rojo. Es el del amor y de la sangre por lo mismo se utiliza el domingo de ramos, viernes santo, pentecostés y memoria de los santos mártires. Significa que el don del Espíritu Santo nos hace capaces, de testimoniar nuestra fe hasta el martirio.

Verde. Es el color de la esperanza y del crecimiento. Expresa la juventud de la iglesia y el resurgir de una vida nueva. Se utiliza en tiempo Ordinario, que va desde el Bautismo del Señor hasta Cuaresma y desde Pentecostés a Adviento.

Morado. Color de austeridad, penitencia y conversión. Indica el ansia de encontrar a Jesucristo. Se utiliza en adviento, cuaresma, misas de difuntos y celebraciones penitenciales.

Azul. La liturgia permite utilizarlo, en España, en la fiesta de la Inmaculada Concepción. Simboliza la pureza y la virginidad.

Rosa. Se puede utilizar el tercer domingo de adviento, llamado gaudete, indicando una pausa en el rigor penitencial del Adviento. Nos advierte que la Navidad está próxima.

También se puede usar el cuarto domingo de cuaresma, llamado laetare por la cercanía de la Pascua.

Dorado. Se puede utilizar en las fiestas más solemnes como la Misa de Gallo en Navidad, en la Vigilia pascual y el domingo de Pascua de Resurrección.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]